Mauricio Claver-Carone planea que su gestión como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “sea primordialmente para beneficio de los países pequeños”, entre ellos lo de Centroamérica y el Caribe, a los que pretende dar mayor representación en el liderazgo de la institución y dirigir financiación para sectores como la digitalización y las pymes.

Mauricio Claver-Carone, el norteamericano que acaba de asumir la frente del Banco Interamericano de Desarrollo reveló que ya ha sido designado como vicepresidente de Finanzas interino de la institución al ex ministro de Hacienda de Honduras, Marlon Tabora. “Quiero que esta presidencia sea primordialmente para beneficio de los pequeños países, que creo es donde podemos tener el impacto más grande sobre el desarrollo, particularmente durante estos tiempos de crisis de salud y financiera”, dijo Claver-Carone, un jurista estadounidense de 45 años que asumió las riendas del multilateral este 1 de octubre para los próximos 5 años.

El capital humano existe en esta región, con hombres y mujeres con gran iniciativa empresarial, como el mismo Claver-Carone cuenta que encontró en su ciudad natal: “Yo soy de Miami y he visto toda mi vida personas de Centroamérica y el Caribe que van a Miami y son superemprendedores, crean sus pequeñas y medianas empresas y tienen éxito, son grandes comerciantes”. Entonces, valoró el nuevo presidente del BID, lo que “simplemente necesitan las personas de Centroamérica y el Caribe son oportunidades en sus países, tener libertad de innovación, una burocracia ágil y, en esto sí podemos ayudar, el acceso a financiamiento”.

Otro de los desafíos que prometió afrontar es la pandemia del coronavirus y el apoyo a las economías de la región, al tiempo que prometió acelerar la ejecución de la estrategia institucional del BID.

Deja una respuesta