El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, enfrentado a una difícil situación política y una economía en caída, prepara un paquete de leyes para neutralizar posibles nuevas protestas de cara a un año electoral en el que busca su reelección, según analistas. Rumbo a las elecciones de 2021, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, impulsa establecer cadena perpetua por delitos grave y leyes contra “agentes extranjeros” y delitos cibernéticos.

Las iniciativas generaron duros cuestionamientos de defensores de derechos humanos dentro y fuera del país, que los calificaron como represivos y contrarios a la libertad de prensa y expresión. El presidente Ortega se adelantó al Congreso y promulgó este martes por decreto una estrategia nacional de ciberseguridad para controlar las redes sociales, una medida bautizada por la prensa local como “ley mordaza” o “bozal” porque la ven como una forma de censura.

El gorbierno de los Estados Unidos, se ha pronunciado al respecto dejando en claro que no permitirán este tipo de medidas, el subsecretario de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Michael Kozak, escribió en Twitter que la estrategia de ciberseguridad criminaliza “las expresiones que disgustan” a Ortega y criticó que “así no actúan los gobiernos democráticos”.

A pesar los posibles bloqueos y su imagen internacional cayendo, el presidente Ortega no planea dar un paso atrás, y los expertos no dudan que buscará la reelección, Ortega, en el poder desde 2007 y reelegido en cuestionados comicios en 2016, sufre su punto mas bajo en cuanto a imagen internacional afectado por el manejo de la crisis por COVID19 y sus decisiones políticas.

Deja una respuesta