Guatemala cierra el año 2020 con serios problemas políticos, sanitarios, de certeza jurídica, e ingobernabilidad.

Guatemala cierra este año con una severa crisis de ingobernabilidad, hartazgo social, incertidumbre y un sabor amargo de cómo se manejó la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, desde el ejecutivo, en una de sus últimas apariciones del año el presidente se mostró reacio hacia la prensa que le pide respuestas.

En cuanto a seguridad y justicia la crisis es permanente, la Corte Suprema de Justicia y salas de apelaciones no se han elegido desde hace más de un año debido a que en el Congreso de la República donde se deben elegir no se alcanzan los consensos y la junta directiva allegada al partido de Gobierno es tachada por bancadas de oposición de corrupta.

Los defensores de derechos humanos han sido perseguidos y encarcelados incluso asesinados por defender la tierra y sus comunidades, los periodistas han sufrido el acoso del gobierno y la libertad de prensa ha sido cuartada.

Las tormentas que han azotado el territorio nacional agravaron la crisis permanente en la que zozobra el país, miles de guatemaltecos se quedaron sin empleo y han tenido que salir a las calles a buscar caridad, mientras el desempeño del primer año de Gobierno del presidente Alejandro Giammattei es severamente cuestionado por la gran mayoría de guatemaltecos que han salido a protestar pidiendo su renuncia y han sido reprimidos.

Deja una respuesta