Guatemala pondrá fin al toque de queda a nivel nacional a partir del jueves 1 de octubre y no renovará el estado de calamidad, esto permitirá desde el jueves la apertura de bares y otros sectores de recreación como parte de la reactivación de la economía, y finalizará el toque de queda parcial vigente desde marzo, anunció este martes el gobierno.

Podrán reabrir los parques nacionales, sitios arqueológicos, ferias, teatros, piscinas, gimnasios y se permitirán conciertos, todos con aforo restringido, ante las nuevas disposiciones algunos médicos juzgan, a partir de lo publicado por el Ministerio de Salud, que el país decidió adoptar el popular sistema de “inmunidad de rebaño”, que consiste en buscar que muchos se contagien y generen anticuerpos que en un tiempo determinado reduzca los riesgos de más infecciones, sistema adoptado por Estados Unidos y varios paises Europeos.

“Es un gran desacierto (levantar restricciones), que se traduce en personas enfermas, y si hay más casos hay más probabilidad de casos graves, y eso implica más muertes. Esa es la preocupación, que pareciera que los números de muertos no importan”, expresó Nancy Sandoval, infectóloga y presidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI)

Si bien en toda la región el virus ha tenido un impacto muy importante, expertos analizan que nunca habrá un momento oportuno para liberar las medidas de prevención y la economía no puede permanecer restringida de manera indefinida, por lo que el cambio anunciado por las autoridades debe verse como una oportunidad de avanzar.

Deja una respuesta