La profesora María Hernández, a pesar de su estado avanzado de embarazo, sigue impartiendo las clases a niños de una comunidad indígena en Honduras.

María se traslada una hora en motocicleta y otro trecho en canoa para llegar a impartirles clases a los niños de la comundiad indígena de Pech en Honduras.

La profesora, a pesar de la pandemia, no ha decidido cancelar sus clases y, por el contrario, toma todas las medidas de seguridad tanto para los niños como para ella, quien se encuentra con siete meses de embarazo.

«Ya me han dicho que me detenga en mi trabajo, pero la educación cambia vidas y no es algo que se pueda detener»

Los padres de los niños están muy agradecidos con la profesora pero también le han recomendado descansar por el bien de su salud y del bebé.

Deja una respuesta