La tormenta tropical Iota poco a poco ha disminuído la intensidad en categoría para convertirse en depresión pero siguen las amenazas.

Desde el día lunes que se detectó Iota en dirección a tierras centroamericanas y que tocó tierra en Honduras y Nicaragua con categoría 5, máxima categoría de un huracán, se ha debilitado como depresión tropical.

Honduras sigue completamente inundada, así como en Nicaragua. El Salvador, a pesar de que solo el día de ayer se presentó fuertes vientos y algunas lluvias aisladas, se espera que continunen dichas lluvias de moderadas a intensas.

Según asegura el Observatorio de Medio Ambiente del país, se esperan lluvias e inundaciones que provienen de los «residuos» de la tormeta Iota, a pesar de que esperan otra tormenta para el próximo fin de semana.

Deja una respuesta