VOCES

Varios medios de comunicación en Estados Unidos proyectan hoy al candidato demócrata, Joe Biden, como el ganador de las elecciones presidenciales, tras la ultima actualización del conteo de votos en Pensilvania.
El decisivo estado del noreste estadounidense, que otorga 20 votos electorales, sumó dos mil 850 votos que sitúan a Biden 30 mil 908 por delante del actual mandatario Donald Trump; antes la diferencia era de 28 mil 833.

Con el 99 por ciento de las papeletas escrutadas, el exvicepresidente del Gobierno de Barack Obama está poco más de 0,5 por ciento por encima de Trump en ese territorio, por lo que la televisora CNN, NBC y The Associated Press publicaron ya sendos titulares donde nombran a Biden el 46 presidente de esta nación.

El resultado se definió voto a voto, con diferencias de unos pocos miles a favor del demócrata en estados clave.

Así, el mapa se tiñó de azul en áreas que el voto presencial había dado en principio al republicano.

La clave estuvo en las papeletas por correo, que este año fueron récord debido a las restricciones de movimiento por la pandemia de Covid-19.

Esos votos demorados fueron en su mayor parte a Biden y terminaron por inclinar la balanza.

El triunfo comenzó a dibujarse el miércoles pasado, cuando ganó en Wisconsin y Míchigan, dos victorias ajustadas que le colocaron con 253 electores, por 214 de Trump, de los 270 necesarios para ser presidente.

Trump se puso entonces a la defensiva; en una rueda de prensa desde la Casa Blanca, acusó sin pruebas a Biden de intentar ‘robar’ las elecciones con los que consideró ‘votos ilegales’.

No obstante, la consagración definitiva de Biden está a la espera de la resolución de los recursos presentados por su rival para suspender la suma de votos.

La justicia ya rechazó la petición para Míchigan; ahora hay que esperar si en la rueda de prensa prevista para este mediodía, Trump anuncia nuevas estrategias para seguir alimentado su infundada teoría de fraude.

El actual jefe de Estado tiene una posición de negación frente al resultado de los comicios y deja en evidencia a un sistema electoral diseñado, en opinión de estudiosos, para perpetuar a una élite en el poder, que se disputa entre distintas facciones, las cuales no coinciden en métodos o formas.

Hasta el momento, Trump recibe poco respaldo de figuras prominentes del Partido Republicano y el recurso que tiene y con el cual amenaza, es acudir a las cortes y utilizar a éstas con demandas judiciales, aunque pocos observadores le pronostican éxito a esa intención.

La mayoría de los analistas coinciden en que a lo largo de la historia de la nación, todos los presidentes cedieron el poder al ganador de las elecciones sin resistencia.

Pero la retórica incendiaria de Trump sobre un supuesto fraude electoral suscita la duda sobre si optará por el camino de no aceptar el resultado final en favor de su contrincante demócrata.

Fuente: Prela

Deja una respuesta