El expresidente estadounidense Donald Trump estuvo cerca de tener que usar un respirador artificial cuando dio positivo por la COVID-19, según medios.

El presidente Donald Trump estaba más enfermo con la COVID-19 en octubre de lo que se reconoció públicamente en ese momento”, informó el jueves el diario estadounidense New York Times (NYT), citando a varias personas familiarizadas con su estado de salud.

Asimismo, indicó que Trump había experimentado niveles “extremadamente bajos” de oxígeno en la sangre y presentó un problema pulmonar, asociado a la neumonía, causado por el nuevo coronavirus (COVID-19). Además, se detectó que el magnate republicano padecía de infiltrados pulmonares, que suceden cuando los pulmones están inflamados y contienen sustancias como fluidos o bacterias.

Conforme al rotativo, solo el nivel de oxígeno del exmandatario cayó por debajo del 90 %, y se considera que la enfermedad es severa cuando este indicador cae por debajo del 95 %.

Deja una respuesta