Alexis Rúa (*)

El 2020 pasará a la historia como uno de los años más fatídicos para el fútbol sudamericano, tras el adiós a un gran ídolo: Diego Armando Maradona y los embates de la pandemia de la Covid-19.
Aunque impasse en las principales Ligas de la región y la forzosa ausencia de los aficionados en los estadios fueron golpes contundentes, el mazazo más demoledor resultó el fallecimiento de ‘El Pelusa’, un genio del fútbol mundial.

A los 60 años de edad, el argentino, considerado por muchos como el mejor jugador de todos los tiempos, dejó huérfanos a los amantes del buen fútbol víctima de un paro cardíaco, días después de salir airoso de una compleja intervención quirúrgica.

La muerte del ‘Pibe de Oro’, el 25 de noviembre, generó una tristeza mundial pocas veces vista tras la partida física de un exjugador, y es que Maradona no sólo fue un mago sobre la cancha, también se convirtió en un símbolo por varias generaciones y para muchos de sus fanáticos un eterno Dios.

En su natal Argentina, la multitud superó cualquier convocatoria en los últimos años para despedir al artífice del título universal en México 1986, y de aquellos dos legendarios tantos contra Inglaterra en cuartos de final, el ‘Gol del Siglo’ y la ‘Mano de Dios’.

Desde no pocos confines del planeta llegaron homenajes de todo tipo para un deportista defensor de causas justas y que no dudaba en colocarse del lado de los más débiles, siempre con la voluntad de ayudar.

La ciudad de Nápoles, donde el genio del fútbol mundial labró una historia impresionante, llevando al equipo de esa localidad a ganar dos veces la liga de Italia, una Copa Italia, una Supercopa de ese país y una Copa de la UEFA, tuvo gestos impresionantes con el crack.

Gracias al ‘Pelusa’ Nápoles disfrutó de títulos inéditos, y a modo de recordación y agradecimiento, la urbe cambiará el nombre de su estadio San Paolo, por el de Diego Armando Maradona.

Asimismo, la región perdió, entre otras figuras notables, al exentrenador Alejandro Sabella, quien falleció el 8 de diciembre y guió a la escuadra de Argentina en el Mundial de Brasil 2014, cuando con Lionel Messi a la cabeza quedó en el segundo puesto, tras caer en la final frente a la escuadra de Alemania.

Las desapariciones físicas de ambos estelares del balompié llegaron a cerrar un año negativo para Sudamérica en materia de fútbol, ya que las principales estrellas estuvieron por debajo de otras campañas en sus respectivas competiciones, como fueron los casos de Lionel Messi y Luis Suárez con el Barcelona.

El rendimiento de ambos no fue suficiente para que el club de la Ciudad Condal pudiera ganar la Liga española, ni la Champions, las dos competiciones más importantes, y, en el caso de la segunda, salieron con una imagen paupérrima ante el Bayern Múnich, luego del histórico revés 2-8 en cuartos de final, en la burbuja de Lisboa, Portugal.

Otros jugadores de élite mundial como Neymar Jr. y Edinson Cavani tampoco estuvieron a tope, aunque en el caso de Neymar por continuas lesiones, si bien –vale aclarar- llegó hasta la final de la Champions con el Paris Saint-Germain.

Precisamente, en la principal lid entre clubes de Europa, su compatriota Philipphe Coutinho se alzó con el título, con el uniforme del Bayern Múnich, por lo cual podría considerarse el mayor logro de un futbolista del continente en 2020.

El centrocampista, de 28 años, llegó al conjunto alemán cedido por el Barcelona, y en la temporada agregó otros tres títulos a su carrera. Incluso, tuvo participación en la goleada del Bayern sobre su propio club.

Asimismo, la crisis sanitaria mundial por la Covid-19 obligó a todas las competiciones futbolísticas a ajustar sus calendarios y sistemas competitivos para poder culminar, algo de lo que la Copa Libertadores no escapó.

Dos de las grandes potencias a nivel futbolístico, Brasil y Argentina ocuparon 10 de los 18 puestos en los octavos de final, con siete elencos del Gigante Sudamericano y tres de los albicelestes.

De igual modo sucedió en cuartos de final, instancia en la que los auriverdes sumaron a Santos, Gremio y Palmeiras, mientras los albicelestes contaron con River Plate, Boca Juniors y Racing Club.

Así, Palmeiras consiguió superó a Libertad de Paraguay, con un resultado global de 4-1 gracias a su victoria por 3-0 en el partido de vuelta, tras la igualada a un gol en el de ida; mientras un poco más fácil lo tuvo River Plate ante Nacional de Uruguay, con sendas triunfos de 2-0 y 6-2.

Ambos equipos disputaran una de las dos semifinales en partidos programados para el cinco y el 12 de enero en 2021.

Por la otra semifinal Santos, con empate a un gol y victoria de 4-1 sobre Gremio, aseguró uno de los cupos, mientras Boca Juniors consiguió el otro boleto tras remontar un 2-0 en el encuentro de vuelta el desfavorable 0-1 de la ida ante Racing Club.

En un continente donde se respira fútbol todos los días del año, el bisiesto 2020 estuvo marcado por la falta de oxígeno para los deporte, y en ello tuvo mucha influencia la falta de aficionados en los estadios durante gran parte de los meses, situación que afectó a jugadores y fanáticos.

Sin embargo, tanto actores como espectadores tienen cifradas esperanzas en que el 2021 traerá un contexto más feliz, con la magia y los goles de deporte que es –sin dudas- pasión a nivel global.

(*) Periodista de la redacción deportiva de Prensa Latina.

Deja una respuesta