La alteración climática ha provocado el desplazamiento de especies de murciélagos al sur de China, llevando consigo coronavirus, como el que provoca la COVID-19.

La aparición del SARS-CoV-2, el virus que causa la actual pandemia de la COVID-19, puede estar asociada al cambio climático, porque las emisiones globales de gases de efecto invernadero durante el último siglo han convertido al sur de China en un punto de acceso para los coronavirus transmitidos por murciélagos, al impulsar el crecimiento del hábitat forestal, que favorece a esos animales.

Así recoge un estudio realizado por investigadores de Alemania, EE.UU. y el Reino Unido, publicado el viernes en la revista Science of the Total Environment. Este trabajo ofrece la primera evidencia de un mecanismo por el cual el cambio climático podría haber desempeñado un papel directo en la aparición del SARS-CoV-2.

Los autores revelan cambios a gran escala durante el último siglo en la vegetación de la provincia de Yunnan (sur de China) y las regiones adyacentes en Myanmar y Laos.

Deja una respuesta