China realiza este lunes una campaña masiva de pruebas en la ciudad de Qingdao, de 9 millones de habitantes, tras la aparición de seis casos de COVID-19, informaron las autoridades sanitarias.

El país asiático, que registró los primeros casos de coronavirus a finales de 2019, ha controlado desde hace meses la epidemia en su territorio debido a estrictos controles, obligatoriedad de llevar mascarilla, medidas de confinamiento y aplicaciones de rastreo. A nivel nacional, se suelen detectar algunos casos, la mayoría de las veces de chinos procedentes del extranjero que son sometidos a cuarentena a su llegada. Pero la aparición el domingo en Qingdao de seis casos de coronavirus de origen local alimenta el temor a que pueda resurgir la epidemia.

Según un comunicado de la Comisión Municipal de Salud de Qingdao, en tres días serán examinados cinco distritos y en cinco días toda la ciudad. El rebrote está relacionado con el Hospital de Tórax de Qingdao, donde este domingo se detectaron seis casos de coronavirus, y otros seis casos asintomáticos. Dos casos asintomáticos resultaron ser dos hombres de 50 años que dieron positivo por coronavirus después de ir al hospital para recibir tratamiento por otras afecciones, mientras que un tercer caso asintomático se encontró en una mujer de 53 años que mantuvo contacto con un paciente confirmado de covid-19.

Recientemente, en las redes sociales, se han publicado imágenes donde se expone a los vecinos de la ciudad en fila, esperando para realizar y llevar a cabo estos controles prometidos el día previo. También, como prevención, el hospital fue cerrado para poner en cuarentena a todos los pacientes que allí se encontraban.

Deja una respuesta