Se espera que la Asamblea General de la ONU celebre elecciones el martes para 15 escaños en el consejo de 47 naciones, y los nuevos miembros servirán durante tres años a partir de enero de 2021.  Cuba, China, Pakistán, Rusia y Arabia Saudí están listos para unirse al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, lo que genera alarma entre los grupos conservadores.

“Elegir a estas dictaduras como jueces de la ONU en materia de derechos humanos, es como designar a una banda de piromaníacos a la brigada de bomberos”, según afirma el abogado y escritor canadiense Hillel Neuer, director Ejecutivo de UN Watch, organización no gubernamental de derechos humanos que se encarga de monitorear a la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, Suiza.
China tendrá la oportunidad de influir en la selección de por lo menos 17 investigadores por espacio de un año, así como de examinar y recomendar a candidatos para críticas posiciones en la organización de los derechos humanos. Respecto a Cuba, Hiller Neuer lacalificó como “estado policíaco” y definió a Rusia como país que “asesina a periodistas y envenena a opositores”. “Arabia Saudí realizó 184 ejecuciones en el 2019”, denunció Neuer.

Canadá donde son conocidas las violaciones a los derechos humanos de comunidades autóctonas, afrodescendientes y latinos, siguiendo el guión estadounidense, intentará una vez más legitimar posiciones occidentales sin resolver los abusos que se cometen internamente en sus países. Estados Unidos se debate en una ola de asesinatos contra afroestadounidenses por parte de elementos policiales.

En el grupo de América Latina y el Caribe, México, Cuba y Bolivia se postulan sin oposición por tres escaños. Gran Bretaña y Francia están buscando los dos asientos disponibles para el grupo de Europa Occidental y los de otros.

Deja una respuesta