Los países de Europa están experimentando un resurgimiento de los casos de COVID-19 después de frenar con éxito los brotes a principios de año.

Algunos países, como Albania, Bulgaria, República Checa, Montenegro, Macedonia del Norte, están registrando un mayor número de casos que a principios de año. Francia, el Reino Unido, Polonia, los Países Bajos y España probablemente estén lidiando con la tan temida segunda ola y hayan comenzado a tomar medidas para frenarla.

Se están implementando nuevas restricciones en toda Europa a medida que los gobiernos intentan contener un aumento en las infecciones por COVID-19 sin imponer bloqueos nacionales que impulsarían a las economías a una segunda crisis. La nueva ola de restricciones se produce solo uno o dos meses después de que algunos países y regiones asumieran que lo peor de la pandemia había quedado atrás, solo para ver cómo la tasa de infección aumentaba a niveles récord o casi récord. La segunda ola está golpeando a Francia, España, el Reino Unido y algunos países de Europa Central con especial dureza.

Cuatro personas fueron detenidas y alrededor de 200 fueron multadas por romper las restricciones anticoronavirus en Madrid el viernes. Las autoridades comenzaron a imponer medidas más estrictas y controles más duros en un intento por contener la propagación del covid-19, mientras tanto, el secretario de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, anunció esta semana la prohibición de que los hogares se reúnan en interiores en Liverpool y varias otras ciudades del norte de Inglaterra tras un rápido aumento de casos, en Francia, la agencia nacional de salud registró un récord diario el sábado, con 16.972 nuevos casos de covid-19 en las últimas 24 horas, superando el récord de la semana pasada de 16.096. El jueves, el ministro de Salud, Olivier Véran, advirtió que París está en peligro de volver al confinamiento tan pronto como este lunes, después de que el gobierno dijo que la situación estaba empeorando en la capital.

El lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que una de cada 10 personas en todo el mundo había sido infectada con COVID-19, más de 20 veces la cantidad de casos confirmados.

Deja una respuesta