El Parlamento Europeo ha denunciado este jueves que una nueva legislación que el Gobierno de Nicaragua pretende aprobar es «un nuevo instrumento de represión» en el país y ha pedido más sanciones contra el presidente, Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo.

Los miembros del Parlamento Europeo, que propusieron expulsar a Nicaragua del Acuerdo de Asociación Comercial, también propusieron una lista de funcionarios y entidades gubernamentales que han violado derechos humanos para sancionarlos.

 “Ciento de personas han sido apresadas por protestar contra el Gobierno. Amaya Coppens fue de nuevo encarcelada. Le pedimos al Gobierno que deje de oprimir a efecto inmediato a su propia población, que libere a los presos políticos y celebre elecciones creíbles de inmediato”, argumento Metz para luego advertir: “Nuestros diplomáticos en Nicaragua deben trabajar por la reconciliación, y se debe revisar la responsabilidad de las empresas o compañías europeas; revisar el papel desempeñado a la hora de dar apoyo a este gobierno. Necesitamos que la actuación de las compañías europeas sea transparente, y se deberá tomar medidas en caso de complicidad frente a violaciones de derechos humanos”.

“Pasemos del dicho al hecho”, dijo por su parte el legislador Javier Nart. “Valorar la permanencia en el Acuerdo de Asociación porque tiene principios democráticos. Apoyar resoluciones sobre elecciones fiables que impliquen una reforma fundamental del Sistema Electoral y la de la justicia vicaria del matrimonio Ortega Murillo. Se debe enviar una delegación a Nicaragua y establecer sin demora una lista de personas a sancionar”.

«Ante la renovada tendencia de persecución, acoso e intimidación, la UE está siguiendo la posible adopción de la Ley Reguladora de Agentes Extranjeros y la Ley de Ciberdelitos, que podrían usarse para incrementar la presión sobre la sociedad civil en Nicaragua», explicó la vicepresidenta de la Comisión Europea, Dubravka Suica en un debate en el Parlamento Europeo.

Deja una respuesta