A su vez estableció que la reelección presidencial indefinida no es un derecho humano.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) determinó que la reelección presidencial indefinida no es un derecho humano, que las regulaciones que limitan la reelección presidencial indefinida no vulneran los derechos políticos de las personas que buscan esto y que no es compatible con la democracia representativa, y, por lo tanto, con la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

La CorteIDH respondió a una opinión consultiva realizada por el Estado de Colombia el 21 de octubre de 2019 sobre si la reelección presidencial indefinida es un derecho humano, si cualquier regulación que limite esta figura es una vulneración a los derechos políticos de las personas buscando esto y si es compatible con la democracia representativa.

“En la Opinión Consultiva, el Tribunal advirtió que el mayor peligro actual para las democracias de la región no es un rompimiento abrupto del orden constitucional, sino una erosión paulatina de las salvaguardas democráticas que pueden conducir a un régimen autoritario, incluso si este es electo mediante comicios populares”, mencionó la Corte.

Cualquier Estado firmante de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, como El Salvador, tiene la obligación de respetar el tratado. En el caso salvadoreño, la misma Constitución de la República en su artículo 144 establece que ninguna ley del país puede modificar o derogar lo acordado en un tratado vigente firmado por El Salvador. “En caso de conflicto entre el tratado y la ley, prevalecerá el tratado”, puntualiza la Carta Magna.

Deja una respuesta