El Gobierno de Ecuador espera que la Interpol responda positivamente a una petición de la justicia del gobierno de Ecuador y difunda una notificación roja para la detención del expresidente Rafael Correa, condenado en firme en un caso de corrupción en su país, que le ha apartado de la vida política.

Así dijo a EFE la ministra de Gobierno, María Paula Romo, tras la reciente petición presentada por la Corte Nacional de Justicia (CNJ) del Ecuador, y después de que otras dos peticiones en ese sentido fueran rechazadas por el organismo internacional. «Espero, no solo a título personal sino también institucional, que Interpol recoja este pedido de la justicia ecuatoriana», dijo Romo al explicar que la diferencia entre la actual petición y otras dos anteriores es que, ahora, existe una «sentencia firme».

El caso en cuestión, «Sobornos 2012-2016», versó sobre la financiación ilegal del movimiento Alianza País cuando Correa lo dirigía, y fue sentenciado como autor mediato en un proceso en el que han sido condenadas una veintena de personas. Desde que dejó el poder, el exmandatario reside en Bélgica -de donde es oriunda su esposa- y se ha negado a regresar a Ecuador alegando que existe contra él y sus colaboradores una «persecución política». Las peticiones anteriores de Ecuador a Interpol fueron rechazadas bajo el argumento de que «la retención de los datos» en el Sistema de Información del organismo «no era compatible con la obligación de asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos».

Desde que dejó el poder, el exmandatario reside en Bélgica -de donde su esposa es originaria- y se ha negado a regresar a Ecuador alegando que existe contra él y sus colaboradores una «persecución política».

Deja una respuesta