Macri comparece ante la justicia para responder ante acusaciones que le rodean por presuntamente espiar a los familiares de las víctimas del submarino que desapareció en 2017.

Apoyados por una mini caravana de sus seguidores, el expresidente de Argentina, Mauricio Macri, llegó a la sede de la justicia de la ciudad de Dolores en la provincia de Buenos Aires.

El exmandatario está acusado de que su Gobierno espió ilegalmente a familiares de los 44 tripulantes del submarino «ARA San Juan» de la Armada argentina, que en 2018 fue hallado hundido tras un año desaparecido.

Las escuchas ilegales se habrían hecho para informar al entonces presidente, entre otras cosas, del vínculo de los familiares con los organismos de derechos humanos y de los pasos jurídicos que darían en los tribunales.

Sin embargo, la indagatoria fue suspendida, ya que el exmandatario aún no está relevado de la obligación de guardar los secretos del estado. Al abandonar el juicio, Macri dijo que es víctima de una persecución política en medio de la campaña electoral.

Sin embargo, los familiares de las víctimas aseguran que las escuchas ilegales son un hecho comprobado. Y que Macri, en lugar de jugar a ser la víctima, debe responder.

Deja una respuesta