La autoridad de salud de Brasil, Anvisa, dijo el miércoles que murió un voluntario en una prueba clínica de la vacuna COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y añadió que había recibido los datos de una investigación del tema.

Sin dar mayores precisiones, Anvisa ha asegurado que las pruebas de la vacuna desarrollada por la Universidad británica de Oxford y la empresa AstraZeneca continuarán pese a la muerte del hombre. El diario O Globo sostiene que el fallecido es un voluntario brasileño de 28 años, que murió por complicaciones de la COVID-19.

Fuentes anónimas han asegurado al diario que la víctima recibió dosis de placebo, no de la vacuna. Dice también que las autoridades sanitarias brasileñas fueron informadas de la muerte este lunes y que el Comité Internacional de Análisis de Seguridad del ensayo recomendó seguir adelante con él.

Deja una respuesta