El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este lunes que la fuga submarina ocurrida cerca de una plataforma petrolera de la empresa estatal Pemex el pasado sábado en el golfo de México fue un “accidente”.

De esta forma, el mandatario descartó “que se tratara de algo intencionado”. “Las primeras informaciones que tenemos apuntan a una fuga de gas y nitrógeno en un gasoducto, que con las lluvias, tormentas y descargas eléctricas explotó”, reveló.

Asimismo, en el marco de su rueda de prensa matutina diaria resaltó que no hubo pérdidas de vidas humanas y que la empresa Pemex y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales están comenzando a evaluar y analizar los daños ocasionados.

El incendio sucedió tras una explosión en un oleoducto submarino frente a las costas de la Ciudad del Carmen, en el estado de Campeche, a unos 400 metros de la plataforma Ku Charly, el mayor campo de petróleo con más de 95.000 barriles diario de producción, cerca del 40 por ciento de la producción del país.

Deja una respuesta