La procuraduría de los derechos humanos de Guatemala no tiene presupuesto para terminar el 2021 y peligra el presupuesto para 2022.

El procurador de los Derechos Humanos (PDH) solicitó a la junta directiva del Congreso que de manera urgente entren a conocer el traslado de fondos para la Procuraduría de los Derechos Humanos que no se ha cumplido por lo que atraviesan dificultades económicas que ponen en peligro la defensa de las garantías constitucionales de los guatemaltecos, la crisis es tal que incluso han recurrido la beneficencia para adquirir papel.

El procurador de los Derechos Humanos es un funcionario indeseable para la Administración del presidente Alejandro Giammattei porque ha puesto en evidencia la pésima forma de dirigir los destinos del país, en el Congreso la alianza oficialista hacen todo lo posible para debilitar el trabajo de Rodas ahogándolo financieramente.

Según lo ha establecido la Corte de Constitucionalidad los fondos que debe recibir la institución de los Derechos Humanos son aproximadamente 16 millones de dólares al año, hasta ahora le han trasladado únicamente 13.

Con el incumplimiento constitucional del presupuesto más de 700 empleados podrían quedarse sin salario por lo que resta del año, pero no solo es eso, oficinas y vehículos sobre todo en las áreas rurales del país dejarían de funcionar.

Deja una respuesta