Pacientes con cáncer ya no pueden tratarse porque el Instituto Nacional de Cancerología (Incán) de Guatemala se terminó el presupuesto para atenderlos.

Al Instituto Nacional de Cancerología (Incán) se le “terminó” el presupuesto 2021 en agosto pasado, lo que imposibilita brindarle atención a pacientes con diferentes cuadros de cáncer que deberán esperar hasta 2022 para tratarse, en la comisión de salud del Congreso se discute asignarle más recursos o revisar minuciosamente en que se gastaron los millones asignados.

La defensora de la Salud de la Procuraduría de Derechos Humanos sacó a luz una serie de anomalías que esta entidad privada hace con recursos del estado, el Incán es uno de los pocos hospitales que cuentan con aparatos para aplicar radioterapia, por eso los aportes estatales, pero hasta eso se han negado a practicarle a pacientes .

Pero no son casos aislados, el sistema de Salud en Guatemala a nivel general está colapsado y derivado de ello constantemente pacientes y trabajadores de la salud manifiestan para pedir recursos e insumos para atender una crisis que cada vez se agrava y que repercute en muertes no solo de personal de primera línea sino los particulares que no pueden acceder a hospitales privados.

Las más altas cortes del país ya han fallado anteriormente a favor de los pacientes con cáncer para que el Incán los atienda, de momento unas 300 personas deben esperar hasta enero 2022 para ser atendidos con medicinas.

Según estimaciones del Incán al año atienden entre 85 y 100 mil pacientes, sin embargo esta cifra ha crecido considerablemente a razón de 3mil pacientes por año con el mismo presupuesto.

Deja una respuesta