La vicepresidenta de Nicaragua y esposa del preisdente Ortega, Rosario Murillo, celebró que sean pocos los periodistas que queden en el país.

Murillo aseguró que el Gobierno solo está evitando que la información que se divulgue no se tergiverse como lo que han mostrado los medios nicaragüenses.

Esto luego de que fueran capturados más de 6 representantes políticos en nicaragua, periodistas y sociedad civil por estar en contral del gobierno dirigido por Ortega.

Tras la captura de Cristiana Chamorro, el exilio de su hermano junto con otros periodistas ha sido eminente y aseguran que las amenazas continuan a igual que las persecusiones.

«Las cárceles es lo que nos está esperando a todo aquel que diga algo en contra del gobierno orteguista. No podemos hacer nada. Nos están callando», expresó una periodista nicaraguense que perfirió no brindar su nombre.

La Unidad Médica Nicaragüense anunció el cierre de sus oficinas y la salida del país de varios de sus agremiados, producto de las amenaza de detención en su contra. El presidente, el doctor José Antonio Vásquez, señaló que se han visto obligados a cerrar sus oficinas.

«Las chachalacas, las urracas parlanchinas, todos los días inventan cualquier cosa para sembrar terror en la gente. Qué calidad humana la que muestran las chachalacas, las urracas parlanchinas, si no es una cosa es otra, pero siempre están queriendo instalar temor. Nuestro pueblo sabe cómo son de malignos, de hipócritas, de destructores, de criminales, de terroristas y terroristas de la comunicación también», señaló Murillo.

Deja una respuesta