sábado , enero 28 2023
Foto: Cristosal

Cristosal: régimen de excepción hace retroceder participación cívica y organizacional


La organización aseguró que esto ocurre por las restricciones a las garantías constitucionales y la intimidación a las familias salvadoreñas.

“Las restricciones de derechos constitucionales por el régimen de excepción han reconfigurado las relaciones de convivencia en las comunidades y las dinámicas colectivas. Tanto los núcleos familiares, como los comunitarios y organizativos han sido directamente afectados por la intimidación de los cuerpos de seguridad que provocan temor y debilitamiento estructural en estas poblaciones”, dijo la organización en un comunicado.

Tras un total de 88 sesiones de diálogos con 703 personas de diferentes territorios del país, Cristosal comprobó que desde la aprobación del régimen de excepción el pasado 27 de marzo, tanto las familias, las comunidades, especialmente las de pocos recursos, y las organizaciones sociales se han desarticulado o desestructurado.

“Se está dando un retroceso a la participación cívica y organizacional de todos estos grupos”, aseguró Fátima Pacas, coordinadora del programa de educación de Cristosal.

Explicó que a nivel comunitario las familias que tienen dentro de su núcleo alguna persona que fue capturada arbitrariamente, se ven aisladas del resto de la comunidad porque los vecinos -a “manera de autoprotegerse y no vincularse a esas familias”- deciden aislarse.

Por el otro lado, las personas que no han sufrido ninguna detención arbitraria, cómo forma de autoprotección, optan por no participar en ningún proceso comunitario.

“Lo que hace que se limiten y literalmente ellos se defienden limitándose su derecho a la participación ciudadana dentro de la comunidad”, dijo Pacas.

Aseguró que desde las organizaciones se han cancelado o paralizado proyectos y programas sociales a raíz del régimen de excepción. Esto, debido a que algunas tuvieron casos de capturas arbitrarias de los miembros o de las personas beneficiadas de dichos proyectos que, en su mayoría eran jóvenes de comunidades empobrecidas, y, en segundo lugar, porque los liderazgos de esas organizaciones eran amedrentados por el trabajo organizativo a nivel comunitario.

Agregó que, a nivel familiar observaron que existe una gran necesidad de atención psicosocial, económica, legal institucional, estatal, las que han sido víctimas de un familiar capturado arbitrariamente.

Además, dentro de estas mismas familias las mujeres y la niñez son los más afectados.

“Son cientos de niños, cientos de mujeres con los que nosotros hemos platicado, que tienen núcleos familiares donde existen niños y niñas desprotegidos y desprotegidas porque la personas que era el sustento económico del lugar fue detenida”, explicó la integrante de Cristosal.

About David Ramírez

Periodista de VOCES

Otras noticias

“Basta ya”: pueblos indígenas se unen para alzar su voz y romper 91 años de silencio

Por David Ramírez Azul con líneas blancas y rojas, blanco con líneas verdes y naranjas, …

Deja una respuesta