Por: Diego Hernández

Según el Informe de Transparencia sobre las Asignaciones de Concesiones del espectro radioeléctrico, hay aproximadamente 244 frecuencias asignadas de radio FM en el país.

Tres especialistas de la comunicación determinaron que existen barreras legales, económicas y tecnológicas en cuanto al desarrollo de las radios comunitarias salvadoreñas. La evaluación se da en el contexto del segundo seminario sobre género, comunicación y derechos sexuales y reproductivos realizado en Tacuba, Ahuachapán.

Roberto Pérez, catedrático de Periodismo de la Universidad de El Salvador (UES), menciona que las radios comunitarias siempre han tenido un obstáculo en el tema de la tecnología, ya que muchas de ellas no tienen los recursos técnicos y materiales para poder realizar una transmisión radial de manera continua. Esto se debe directamente a su falta de presupuesto para poder ejecutar acciones como contratar distinto personal especializado o comprar computadoras y micrófonos para la locución.

Sobre el tema jurídico, recientemente “la Voz de Mi Gente”, una radio comunitaria localizada en Tacuba, fue clausurada por la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET). El ente rector del espectro radioeléctrico determinó que la radio comunitaria de Tacuba no tenía permiso para transmitirse en la 92.1FM; la única frecuencia autorizada para que las radios comunitarias puedan comunicar. Si no salían voluntariamente del aire, se exponían a una multa de $451,000, por lo que se tomó la decisión de dejar de transmitir.

Oscar Pérez, coordinador regional de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias para América Latina y el Caribe (AMARCALC) y Vanessa Cortez, representante de AMARC El Salvador, dijeron que actualmente hay una preocupación generalizada con los medios de comunicación, ya que en años reciente se ha estigmatizado y desacreditado a periodistas salvadoreños desde los poderes estatales. “Donde no hay libertad de expresión, no se puede gozar de derechos humanos”, dijo Cortez.

Deja una respuesta