Bukele dijo que no considerará la legalización del aborto. En 2018 consideraba viable el aborto terapéutico.

Diferentes organizaciones feministas realizaron una conferencia de prensa donde denunciaron que los derechos sexuales y reproductivos de las niñas, jóvenes y mujeres han sufrido un “grave retroceso”. La pronunciación se da luego de que el presidente Nayib Bukele anunciara que no considerará reformas a la Constitución que tengan que ver con la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario y la eutanasia.

“Los embarazos en niñas y adolescentes es una cruda realidad ante la cual el gobierno no ha tomado ninguna medida resultando en un aumento en la cantidad de niñas y adolescentes embarazadas”, mencionaron. De acuerdo con ellas, en el primer semestre de 2021, 6938 niñas y adolescentes se identificaron como embarazadas; 38 cada día. Esto superó la cantidad identificada en 2020 con 6839, dijeron.

En El Salvador, ninguna mujer puede realizarse un aborto de ningún tipo, ya que, desde las reformas en 1998 al Código Penal, la práctica está totalmente penalizada. Sin embargo, distintas mujeres han sido encarceladas, algunas hasta por más de 30 años, porque sufrieron una emergencia obstétrica o aborto involuntario. “En su mayoría quienes viven estas condenas son mujeres jóvenes y adultas que viven en extrema pobreza en zonas rurales”, lamentaron.

En 2017, la Convención para la Eliminación de Todas la Formas de Discriminación Contra la Mujer de las Naciones Unidas recomendó al Estado salvadoreño revisar el artículo 133 del Código Penal para legalizar el aborto “al menos” en situaciones de violación, incesto, peligro de la vida de la mujer gestante o un riesgo médico severo del feto.

Adicionalmente, las organizaciones denunciaron que Bukele, “de manera unilateral y sin generar el debate ciudadano”, decidió que el aborto no será considerado en la propuesta de reformas a la Constitución. “No está en manos del presidente (decir si el aborto puede ser despenalizado). Ya hay una sentencia de la Sala de lo Constitucional sobre esto”, explicó Lorena Peña.

La sentencia 18-98 emitida por la Sala menciona que los legisladores deben resolver los conflictos de derechos entre la mujer gestante y el no nacido. La propuesta que el vicepresidente, Félix Ulloa, habían generado y le entregaron a Bukele hacía mención de esto. “Asimismo, reconoce como persona humana a todo ser humano en general desde el instante de la concepción y se reconoce a su vez el derecho a la vida tanto del no nacido como de la gestante. En caso de colisión de derechos la ley establecerá lo pertinente”, decía la propuesta de reforma al artículo 1 de la Constitución.

En la madrugada del 17 de septiembre, el presidente dijo a través de un post de Facebook que no tomaría en cuenta ninguna de las propuestas relacionadas con el aborto, matrimonio igualitario y la eutanasia. “He decidido, para que no quede NINGUNA DUDA, NO PROPONER NINGÚN TIPO DE REFORMA a NINGÚN ARTÍCULO que tenga que ver con el DERECHO A LA VIDA (desde el momento de la concepción), con el matrimonio (manteniendo únicamente el diseño original, UN HOMBRE Y UNA MUJER) o con la eutanasia”, dijo en el post.

En 2018, Bukele dijo en un conversatorio en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” que solamente estaría de acuerdo con el aborto en situaciones donde la mujer se encuentre en peligro; es decir, estaba de acuerdo con el aborto terapéutico. “Únicamente estamos de acuerdo cuando esté en riesgo la vida de la madre”, declaró entonces. Puede ver el video haciendo clic aquí. En el minuto 1:32:36 menciona que está de acuerdo con el aborto terapéutico. Ahora, ningún tipo de aborto será posible.

Peña argumentó que esta postura de Bukele se debió a que él busca mantener el apoyo de la Iglesia Católica. El 12 de septiembre, la Conferencia Episcopal de El Salvador emitió un comunicado rechazando cualquier posible reforma a la Constitución relacionada con el aborto, el matrimonio igualitario y la eutanasia. “Como cristianos, estamos absolutamente a favor de la vida desde su concepción hasta su muerte natural. No se puede aceptar una reforma constitucional que ponga las condiciones para la legalización del aborto”, establecieron. Rechazaron llamar “muerte digna” a la eutanasia y afirmaron que el matrimonio solamente debía ser entre una mujer y un hombre.

Ante la decisión de Bukele y el archivamiento de la Ley de la Despenalización del Aborto, las organizaciones feministas anunciaron que presentarán una nueva propuesta a la Asamblea Legislativa antes de octubre para que consideren de nuevo debatir sobre esto. “No hay peor lucha que la que no se hace. Seguiremos insistiendo. Es tiempo que demuestren si tienen compromiso por la salud de las mujeres y niñas», puntualizaron.

Deja una respuesta