Foto de archivo Freepik.

Ya hay dos demandantes.

Una demanda federal en contra de medidas obligatorias de vacunarse contra el COVID-19 por parte de empleadores acumuló su segundo demandante después que un empleado de un centro de detención de Nuevo México fuera despedido por rehusarse a vacunarse.

El exempleado del Centro de Detención del Condado de Doña Ana, Anthony Zoccoli, fue despedido luego de desobedecer la instrucción de su empleador de vacunarse contra el COVID-19. El gerente del centro de detención, Fernando Macías, emitió un memo donde instruyó a los empleados que deben ponerse la vacuna como una condición para seguir siendo empleados.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), dependencia del Departamento de Trabajo que se encarga de la seguridad de los trabajadores estadounidenses, dijo que la vacunación contra el COVID-19 no es un requerimiento que ellos solicitan para que una institución pueda operar.

La demanda tiene su fundamento en que una persona tiene el derecho de rehusarse a utilizar cualquier producto que no tiene la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). La vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 no cuenta con la aprobación completa de la FDA, pero se encuentra en circulación con permisos de emergencia por la pandemia.

Deja una respuesta