VOCES

Los directores ejecutivos de Facebook, Twitter y Google testificaron por cinco horas ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre las falsedades que circulan en sus plataformas sobre la insurrección del Capitolio del 6 de enero y las vacunas COVID-19. Las respuestas no trajeron nada de nuevo, pero fue evidente que tanto republicanos como demócratas están dispuestos a regular las plataformas. 

“Se acabó el tiempo de la autorregulación. Es hora de legislar para hacerlos responsables», dijo el representante Frank Pallone, demócrata de Nueva Jersey, presidente del Comité responsable, en una de las muchas demostraciones de impaciencia con las empresas.

Los tres directores ejecutivos defendieron con vehemencia que realizan esfuerzos para eliminar el contenido cada vez más tóxico publicado y circulado en los servicios utilizados por miles de millones de personas, mientras tratan de equilibrarlos con el respeto a  la libertad de expresión. Los ejecutivos defenderán la Sección 230, criticada por muchos dos legisladores, la cual, dicen, garantiza el desarrollo de las intermediarias en línea y  promueve la libertad de expresión. 

Pero Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, fue aún más allá. Instó, nuevamente, a los legisladores a actualizar la Sección 230 de la Communication Decency Act (DCA), que establece que los intermediarios en Internet no tienen responsabilidad civil por lo que producen o hacen sus usuarios, y tampoco por  la moderación que realizan. Según Zuckerberg, es necesario actualizar la ley para garantizar que funcione como se esperaba, proponiendo que el Congreso podría requerir que las plataformas de Internet obtengan protección legal sólo si demuestran que sus sistemas para identificar contenido ilegal están a la altura.

En su discurso, Zuckerberg escribió: “En lugar de que se les conceda inmunidad, se debería exigir a las plataformas que demuestren que cuentan con sistemas para identificar el contenido ilegal y eliminarlo. Las plataformas no deben ser consideradas responsables si un contenido en particular elude su detección, lo que sería poco práctico para plataformas con miles de millones de publicaciones por día, pero se les debe exigir que lo hagan. Se les debería exigir que cuenten con sistemas adecuados para abordar el contenido ilegal”.

La posición de Mark Zuckerberg llamó la atención de expertos preocupados con el hecho de que exigencias de control para acceder a la inmunidad por contenidos de terceros fortalezca la posición dominante de algunas empresas, ampliando la concentración y cerrando el mercado a nuevos entrantes. Daphne Keller, Directora de Regulación de Plataformas del Centro de Políticas Cibernéticas de la Universidad de Stanford, señaló que sería favorable a Facebook que todas las plataformas fueran reguladas una vez que perdió una disputa judicial en Europa acerca de sus prácticas de moderación.

“Facebook perdió un caso importante sobre el filtrado de contenido en la UE. Así que ahora le está diciendo al Congreso que todas las plataformas deben cumplir con el estándar impuesto a FB por los tribunales europeos”, dijo Keller en su cuenta en Twitter.

En el documento “Regulación de las grandes plataformas: Estándares para proteger la libertad de expresión en Internet”, OBSERVACOM y otras organizaciones latinoamericanas defienden una regulación de plataformas que sea asimétrica. O sea, no exige lo mismo de las pequeñas compañías que a las grandes, de forma que no sea una barrera a nuevos entrantes sin capacidad de adecuación a las reglas procesuales. 

Pero, además, distintamente de lo que parece ser la orientación de Facebook, la propuesta de OBSERVACOM  no propone que los Estados conviertan a las plataformas en “policías privados”, obligando al monitoreo activo y sistemático de todos los contenidos de sus usuarios para determinar, ellas mismas, qué es ilegal. Eso porque la moderación de contenido por empresas privadas ha llevado a la censura privada.

Cada vez más crece la tendencia de regulación de las plataformas, pero los legisladores no parecen estar cerca de un consenso de qué camino seguir. Algunos proyectos de ley apuntan a limitar el dominio económico de las empresas y sus prácticas anticompetitivas. Otros se concentran en el enfoque de las plataformas para la moderación del contenido o la privacidad de los datos. Las diversas propuestas podrían introducir nuevos requisitos estrictos para las plataformas tecnológicas o exponerlas a una mayor responsabilidad legal de formas que tendrá como resultado el remodelamiento de la industria.

En esta audiencia ante el Congreso los republicanos plantearon quejas de que las plataformas están sesgadas en contra de los puntos de vista conservadores y censuran material basado en puntos de vista políticos o religiosos. 

Los demócratas, por su parte, centraron sus preguntas en los algoritmos de las plataformas tecnológicas y en la forma en que su búsqueda de ganancias supuestamente conduce a resultados negativos para los usuarios y la sociedad en general. Mientras tanto, los republicanos introdujeron una nueva línea de ataque que se centra en cómo las prácticas de las plataformas son particularmente tóxicas para la salud mental de niños y adolescentes.

Acerca de la moderación de las plataformas, los demócratas se centraron en gran medida en el discurso de odio y la incitación que pueden generar violencia en el mundo real. Un informe externo emitido esta semana encontró que Facebook ha permitido que grupos, muchos vinculados a QAnon, boogaloo y movimientos de milicias, incitaron la violencia durante las elecciones de 2020 y en las semanas previas a los disturbios en el Capitolio.

Deja una respuesta