Después de que en las últimas semanas salieran a la luz denuncias de abusos en el fútbol femenino en Estados Unidos, Venezuela y Australia, el organismo rector del deporte, la FIFA, teme que sean la «punta del iceberg».

Joyce Cook, directora de Educación y Responsabilidad Social de la FIFA, dijo a una cadena internacional, que probablemente habrá historias similares por ahí, y anima a la gente a denunciar.

«Nos tomamos increíblemente en serio la erradicación de los abusos en el deporte, en el fútbol», dijo Cook. «Hemos hablado con muchas otras federaciones deportivas internacionales sobre este tema en el último año», añadió.

«Y lo que está claro es que parte de la garantía de que tenemos un deporte seguro significa que también tenemos que proporcionar un remedio para aquellos que han sido abusados, que están siendo abusados y para asegurarse de que cualquier perpetrador no solo no es bienvenido, sino que se le prohíbe el deporte, sostuvo Cook.

En un comunicado la FIFA dijo que las recientes denuncias de abusos en el fútbol demuestran que es un «gran problema que nos afecta a todos y que no se puede tolerar más».

«La FIFA ha demostrado que existe una política de tolerancia cero para los casos de abusos sexuales en el fútbol: cualquiera que sea encontrado culpable de conducta indebida y abuso será llevado ante la justicia, sancionado y retirado del juego», dijo.

Aún se desconoce cuál será el destino final de tal caso, pero de igual manera sucedió en Juegos Olímpicos, tal y como el caso en los Estados Unidos con Larry Nassar, quien fue acusado y condenado por la violanción de más de 250 niñas del equipo de gimansia a 175 años de prisión; este hecho sucedió entre los años 2014 y 2016 hasta que una primer víctima alzó su voz.

Deja una respuesta