Varios reporteros autorizados a visitar un centro de detención para niños migrantes que cruzan la frontera de EE.UU. revelan las pésimas condiciones que soportan.

Después de semanas de negar el acceso a todos los medios de comunicación, la Administración de Joe Biden finalmente permitió que dos periodistas de la agencia de noticias Associated Press (AP) y un equipo de la cadena CBS visitaran el martes el centro de detención de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés) en Donna, situado en el estado de Texas.

Uno de los periodistas de AP reveló que más de 4100 personas, incluidos menores y familias, se apiñan en una instalación de unos 297 metros cuadrados de tamaño, diseñada para albergar a 250 personas como máximo.

De acuerdo a sus palabras, las autoridades tienen montadas 8 cabinas debajo de las carpas instaladas en el centro, en las que hay al menos 500 menores conviviendo en una pésimas condiciones.

La reportera de CBS, Nicole Sganga, explica que llegó a contabilizar hasta 615 menores dentro de una de estas cabinas, cuando en realidad y según las normativas del propio CBP, debería albergar a tan solo 32 personas.

Además, alertó de que las instalaciones de Donna son “al 1700 %” un cultivo para la propagación y el contagio del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, entre los detenidos que se encuentran hacinados en unas condiciones deplorables.

Deja una respuesta