Mientras EE.UU. trata de controlar el covid-19 antes de un posible repunte invernal, los expertos sanitarios animan a las personas vulnerables a recibir una dosis de refuerzo de la vacuna. Hasta ahora, alrededor del 15% de los ancianos lo han hecho.

En total, unos 10,7 millones de personas han recibido una dosis adicional de refuerzo y más de la mitad eran personas mayores de 65 años, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) recomendó dosis de refuerzo para las personas más vulnerables, como los mayores de 65 años, los que tienen un alto riesgo de padecer una enfermedad grave y los que viven o trabajan en entornos de alto riesgo.

El mes pasado, Pfizer recibió una autorización de uso de emergencia para una dosis de refuerzo para determinadas personas que hayan pasado al menos seis meses desde las dos dosis iniciales. Y los asesores sanitarios del país están estudiando ahora la aprobación de emergencia para los refuerzos de Moderna y Johnson & Johnson.

Deja una respuesta