Había mucha fe y esperanza para que el proyecto de ley bipartidista de reforma policial en EE.UU. fuera firmado pero fracasó al no haber ningún acuerdo.

El proyecto de ley de reforma policial bautizado como George Floyd se vino abajo. En su primer discurso en el congreso el presidente Joe Biden les pidió a los legisladores que la aprobaran para cuando se cumpliera un año del asesinato de George Floyd en manos de un oficial de raza blanca y que levanto todo un movimiento social en todo EE.UU. Sin embargo al llegar el momento de impulsarla no tuvo éxito. Políticos demócratas y republicanos no pudieron ponerse de acuerdo.

Políticos de ambos partidos coincidían en el pasado en solucionar los problemas para mejorar la policía en la nación, incluso hubo meses continuos de conversaciones inspiradas en las protestas raciales contra el abuso policial tras la muerte de George Floyd en mayo del 2020. Pero falto fuerza y hubo debilidad en mayoría de los demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado.

En un comunicado Biden echó la culpa a los republicanos del fin de las negociaciones. Lo que significa para muchos estadounidenses una gran decepción porque están muy lejos de llegar a mejorar la situación.

Deja una respuesta