La causa por corrupción contra Zuma está en el origen de las protestas que han sacudido la nación en los últimos días.

La justicia sudafricana aplazó este martes hasta el próximo 10 de agosto el juicio en el cual es procesado el expresidente Jacob Zuma (2009-2018) por corrupción y otros cargos en relación con un acuerdo armamentístico firmado a finales de la década de 1990.

La defensa insistió en reclamar la recusación del procurador del caso, Billy Downer, pero la Fiscalía sostuvo que Zuma solo busca «desesperadamente» nuevas vías para aplazar su obligación de responder por los cargos que se le imputan.

Según la Fiscalía Zuma presenta objeciones una y otra vez como una «táctica» de sus abogados para retrasar los procedimientos. Los cargos contra Zuma se formularon hace una década, pero fueron diferidos por la Fiscalía de Sudáfrica poco antes de postularse para presidente en 2009. 

Por otra parte, los abogados de la defensa de Zuma han criticado a la Fiscalía por vincular al expresidente con las manifestaciones y disturbios de los últimos días, que se han saldado con más de 200 muertos e iniciados por seguidores del exmandatario tras su encarcelamiento.

Deja una respuesta