Es la sexta cuarentena desde que inició la pandemia.

Ciudadanos de Brisbane, Melbourne y Sydney han protestado para que las autoridades no instauren una sexta cuarentena que los obligaría a permanecer dentro de sus casas nuevamente. De acuerdo con estadísticas australianas, en el Estado de Nueva Gales del Sur (NGS) los casos de COVID-19 han incrementado por 141, lo cual lo hace el segundo incremento más alto del año.

La primera ministra de NGS, Gladys Berejiklian, dijo que los protestantes deberían estar avergonzados. “Millones de personas en nuestro Estado están haciendo lo correcto, y me ha roto el corazón que algunas personas tienen tan poca consideración con sus compatriotas”, dijo Berejiklian.

“Mi cuerpo, mi decisión”, exclamaron algunos de las personas que participaron de las protestas. El primer ministro de Melbourne, Dan Andrews, declaró que “no tenía otra opción” que decretar una cuarentena estricta por siete días. Como resultado de las protestas, se han arrestado a 15 personas y multado a otras 16.

La variante Delta del COVID-19 ha llevado a que las medidas sanitarias se pongan más estrictas en diferentes países del mundo. En Estados Unidos, las autoridades están empezando a obligar a las personas a utilizar sus mascarillas aún si ya recibieron su vacunación.

Deja una respuesta