El Banco Mundial (BM) suspendió la ayuda a Afganistán, debido a preocupaciones por situación en el país asiático, tras la toma del poder por los talibanes.

“Suspendimos los giros (financieros) en el marco de nuestras operaciones en Afganistán y vigilamos y evaluamos la situación de cerca”, explicó el martes a la agencia de noticias francesa AFP Marcela Sánchez-Bender, portavoz de la entidad financiera global.

La vocera explicó que la medida deriva de las profundas preocupaciones por la situación en Afganistán y su impacto sobre las perspectivas de desarrollo del país, en particular para las mujeres. Sin embargo, dijo que el BM explora la forma de seguir comprometido para respaldar al pueblo afgano.

El BM comprometió más de 5300 millones de dólares para proyectos en Afganistán, de un total de 12 900 millones de dólares recaudados para la reconstrucción del país asiático.

La suspensión de fondos supone un nuevo golpe para la economía afgana que depende en gran medida de la ayuda exterior y enfrenta al aumento de los precios de los alimentos.

Más aun, cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) suspendió el acceso de Afganistán a sus recursos, incluidos 440 millones de dólares en nuevas reservas monetarias, debido a lo que consideró la falta de claridad sobre el gobierno del país después que los talibanes tomaron la capital afgana.

Deja una respuesta