El riesgo de desarrollar síntomas graves del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, se reduce en más del 60 % en personas vacunadas.

La probabilidad de que personas completamente vacunadas desarrollen síntomas graves si contraen nuevo coronavirus se reduce en más de dos tercios, según un estudio de un equipo de científicos británicos publicado el miércoles en Lancet Infectious Diseases.

Conforme a la investigación, la probabilidad de que la enfermedad sea asintomática en personas inmunizadas que se contagiaron de la COVID-19 es de un 63 por ciento después de la primera dosis de la vacuna y de un 94 por ciento después de la segunda dosis.

Además, el estudio indicó que el riesgo de contraer el nuevo coronavirus de larga duración (cuando los síntomas persisten después de 28 días desde la infección) se reduce a la mitad entre los vacunados con la pauta completa.

Deja una respuesta