OBSERVACOM

La caída de Facebook, que la semana pasada generó la interrupción de los servicios de la red social y de mensajería homónimos, de Instagram y de WhatsApp, puso en evidencia una vez más la concentración en Internet, sus implicancias para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y la opacidad del funcionamiento de la plataforma.
 
“A partir de la caída de una sola empresa… la mitad del mundo se quedó sin sus comunicaciones… Facebook es casi sinónimo de Internet, el mundo de la tecnología de internet está tan concentrado que pasó lo que no tenía que pasar…cuando se creó esta tecnología la idea era que fuera una red descentralizada… a partir de la crisis económica de 2008/2009, el capital especulativo se dirigió a las mega plataformas, el dinero de Wall Street se fue a Sillicon Valley y se generó un pico de crecimiento, se produjo el último crecimiento monopólico…la mayor parte de nuestro tiempo estamos utilizando solo cinco empresas de Internet, entonces sentimos que si se corta alguna de estas compañías, se corta Internet”, aseguró la experta Natalia Zuazo, en una entrevista radial en am750.
 
En una línea similar, el investigador Martín Becerra aludió a los problemas que entraña la concentración de Facebook. “Una consecuencia de la concentración que tiene esta compañía en países como el nuestro es qie WhatsApp es el único servicio bonificado. Para muchos sectores sociales que tienen que cargar crédito en sus celulares para poder estar conectados a cosas esenciales, que se caiga WhatsApp significa que se caigan cuestiones importantes de sus condiciones de vida”, dijo Becerra a Radio Nacional.
 
Además apuntó a la opacidad del funcionamiento de la empresa de Mark Zuckerberg. “La explicación de la compañía (sobre la caída de sus servicios) es técnica, que es una consecuencia en gran parte de la concentración, pero uno de los problemas fuertes que tiene es que no hay auditoria publica, por lo tanto no hay forma de verificar lo que dice Facebook”, señaló.
 
El docente y periodista especializado en tecnología Esteban Magnani también enfatizó sobre este aspecto. “Es imposible saber qué ocurre en esa caja negra; es que pese al lugar clave que tienen sus servicios en el planeta, solo ellos tienen acceso a los servidores donde están la explicaciones”, indicó en una nota en Página 12.
 
Asimismo se refirió a la concentración de la empresa en el mercado de la publicidad digital. “La caída de los servicios en simultáneo demuestran, por si quedaban dudas, la simbiosis entre todas estas aplicaciones puestas al servicio de la gigantesca empresa de publicidad que es Facebook. Es de ese mercado de donde obtiene del 98 por ciento de sus ingresos”, señaló.
 
Los efectos de la concentración de Facebook y su caída también se verificaron en el plano del acceso a las fuentes informativas. «El tráfico desde Facebook era del 6.5% el lunes pasado. Durante la caída de los servicios de Facebook, bajó hasta 0.3%, lo que impactó a los medios de noticias. En ese tiempo notamos que aumentó el tráfico desde Google y Twitter”, según difundió la Asociación Mundial de Editores de Noticias en América Latina.
 
Desde OBSERVACOM venimos advirtiendo sobre la concentración en Internet, a partir de la elaboración de una serie de informes en distintos países de la región que mide el grado de concentración de las cuatro principales firmas, tomando en cuenta ocho indicadores: acceso a Internet fija y móvil; uso de navegadores, motores de búsqueda, redes sociales y mensajería instantánea; así como modos de acceso a las noticias y fuentes en Internet. Allí fue posible constatar la presencia abrumadora de Facebook y Google en seis de los ocho mercados.

Deja una respuesta