El director de regulación del organismo indicó que el balance “sigue siendo ampliamente positivo”. Los casos de trombosis detectados en Europa todavía están bajo investigación para determinar el vínculo con la fórmula.

El balance riesgo-beneficio de la vacuna de Ocford/AstraZeneca contra el COVID-19 “sigue siendo ampliamente positivo”, dijo el martes la Organización Mundial de la Salud.

“No hay pruebas de que la evaluación beneficio-riesgo de la vacuna deba modificarse”, declaró en una rueda de prensa Rogerio Pinto de Sa Gaspar, director de la OMS para la regulación y la precalificación.

Los expertos continúan investigando los casos inusuales de coagulación sanguínea (tromboembolismos) detectados en algunos países europeos y que desembocaron en algunas víctimas fatales.

El Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) de la Agencia Europea de Medicamentos comenzó este martes las reuniones que seguirán hasta el próximo viernes para concluir su investigación sobre estos casos, y “tan pronto como finalice su evaluación” de todos los informes disponibles, “se comunicarán” las conclusiones en una rueda de prensa. Esta información se contradice con la afirmación del responsable de la estrategia de vacunas de la EMA, Marco Cavaleri, quien dijo en una entrevista con un diario italiano que hay un vínculo “claro” entre la vacuna de AstraZeneca y los casos muy raros de trombosis.

Vía : Infobae

Deja una respuesta