La mayoría de los maratonistas sobrevivió a una repentina caída de granizo, lluvia y viento.

21 corredores en una ultramaratón murieron el sábado 23 debido a una helada repentina llena de granizo, lluvia y vientos fuertes. El evento se llevaba a cabo en el bosque de la Piedra del Río Amarillo localizado en la provincia de Gansu y cerca de la ciudad de Baiyin. 151 participantes lograron sobrevivir.

Dos corredores veteranos y famosos, Liang Jing y Huang Guanjun, fueron parte de las personas que sucumbieron ante el fenómeno natural. Jing ganó distintos maratones en sus varios años como atleta. Guanjun era un atleta con discapacidad auditiva que había ganado la maratón masculina en los Juegos Paralímpicos de Tianjin en 2019.

Una corredora, Mao Shuzhi, mencionó a la cadena de noticias Reuters que decidió retornar a su hotel cuando notó que la temperatura ambiente cayó estrepitosamente. “La lluvia se hacía cada vez más pesada”, dijo Shuzhi. De acuerdo con ella, otros atletas siguieron con la carrera a pesar de las condiciones. Algunos ya se encontraban más avanzados que ella, por lo que estaban en un punto de no retorno.

Los organizadores desplegaron más de 1200 rescatistas para tratar de encontrar a todos los sobrevivientes del fenómeno. Sin embargo, la opinión pública los condena por su falta de planificación. El alcalde de Baiyin, Zhang Xuchen, compareció ante los medios en una conferencia de prensa el domingo. “Como organizadores del evento estamos llenos de culpa y remordimiento”, declaró Xuchen.

Deja una respuesta