El expresidente francés Nicolás Sarkozy es condenado a un año de cárcel, bajo régimen de vigilancia electrónica, por financiación ilegal de su campaña presidencial de 2012.

Un tribunal de la capital gala, París, ha condenado este jueves al exmandatario francés (2007-2012) a un año de prisión por tener conocimiento de un montaje de facturas falsas que posibilitaron la financiación millonaria de su campaña electoral, en concreto 42,8 millones de dólares, casi el doble del monto autorizado por la ley.

De acuerdo con la presidenta del tribunal, Caroline Viguier “la sentencia será ordenada y ejecutada bajo el régimen de vigilancia electrónica”, por lo tanto, el político no irá a la cárcel y podrá cumplir la condena en casa, controlado por un brazalete electrónico.

La sentencia desmonta los argumentos de defensa de Sarkozy durante el proceso celebrado entre el 20 de mayo y el 22 de junio, al que solo acudió en una ocasión, y que consistían en apuntar que ignoraba el detalle de los gastos de su propia campaña electoral.

Deja una respuesta