Ayer se detectó el primer caso en seis meses de no tener ninguno.

“Actuar de manera temprana y dura nos ha servido antes”, dijo la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern. Luego de detectar solamente un caso de COVID-19 el lunes 16 de agosto, el gobierno neozelandés había ordenado una cuarentena estricta de una semana en Auckland, capital del país y lugar donde se detectó el caso, y tres días para el resto de Nueva Zelanda.

Sin embargo, el ministerio de Salud de Nueva Zelanda informó que hoy se detectaron cuatro nuevos casos que estuvieron en contacto con la persona que se encuentra infectada de COVID-19. Además, las autoridades mencionaron que pudieron comprobar que la cepa con la que se encuentra infectada la persona es la Delta, por lo que a partir de las 11:59PM del martes, toda Nueva Zelanda estará en cuarentena estricta.

De acuerdo con el ministerio, una de las personas infectadas es un profesional de salud completamente vacunado que se encuentra trabajando en el Hospital de la Ciudad de Auckland. “El Hospital ha tomado ciertas acciones inmediatas para frenar cualquier brote potencial. Estas incluyen frenar movimientos innecesarios entre pabellones, hacer la prueba a todo el personal e aislar todo el personal del mismo pabellón”, mencionaron.

En Nueva Zelanda solamente ha habido 26 muertes por COVID-19.

Deja una respuesta