Más de 8,000 personas fueron engañadas.

La policía de Wilhelmshaven-Frisia se encuentra investigando a una enfermera que inyectaba solución salina en vez de el antídoto contra el COVID-19 de Pfizer, Moderna o AstraZeneca a personas en una zona rural del norte de Alemania. De acuerdo con ellos, al menos 8,600 personas recibieron la solución salina; algunas con una edad mayor.

Las investigaciones preliminares han determinado que al menos 10,000 vacunas de las empresas farmacéuticas mencionadas anteriormente han sido alteradas por la enfermera. Según la policía, ella trabajaba para la Cruz Roja y estaba encargada de llenar los viales de las vacunas.

La enfermera, cuya identidad es anónima, dijo que el incidente solo había pasado una vez, y lo hizo para salvar su trabajo. Su abogado, Christopher Klatt, dijo que se le cayó un vial de las vacunas y, en una situación de pánico, llenó otro vial con solución salina. “Sí se les dio la vacuna contra el COVID-19 a las personas, solo que estaban diluidas con solución salina”, dijo Klatt.

“Estoy totalmente impactado con este episodio”, expresó un político local de Frisia, Sven Ambrosy. Las personas que pensaron se vacunaban entre el 5 de marzo y el 20 de abril han sido llamadas de vuelta para poder recibir la vacuna debidamente.

Deja una respuesta