viernes , marzo 1 2024

La esterilización forzada es violencia de género y quien la promueve es insensible

Por David Ramírez, periodista de VOCES


La defensora de derechos humanos e integrante de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, Sara García Gross, reaccionó ante la pregunta del diputado del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Reinaldo Carballo, a Nelson Iraheta, un aspirante a titular de la Procuraduría General de la Republica (PGR) sobre si estaba de acuerdo con «esterilizar a todas las muchachas drogadictas y alcohólicas».

García Gross expresó a VOCES que hablar de esterilización es “violencia de género” y que sostener este tipo de preguntas denota poca sensibilidad con las mujeres que han enfrentado violencia.

“Por qué no hablar del acceso de la justica a las mujeres, por qué no hablar del acompañamiento psicosocial que necesitan las víctimas y sobrevivientes de violencia sexual, por qué no hablar de los embarazos en niñas, embarazos en adolescentes, los embarazos impuestos que son tortura, por qué no hablar sobre la criminalización de mujeres, sobre las desaparecidas y desaparecidos de este país”, cuestionó García Gross.

Integrante de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, Sara García Gross.

“Me parece lamentable la postura y comentario realizado por el diputado”, dijo.


Por otra parte, el aspirante a la PGR, según el video difundido en redes sociales, respondió al diputado: “No, diputado. Es que no es esa la solución. Debemos de trabajar de manera integral, de cara a la población, en territorio, con políticas públicas preventivas, que podamos con ello poder disminuir y hasta erradicar este tipo de situaciones”.

Aunque en El Salvador no se registran esterilizaciones forzadas a mujeres con problemas alcohólicos o sustancias ilegales, según distintas informaciones, sí se han registrado casos de mujeres obligadas a esterilizarse en el sistema público de salud.

En 2014 la Fundación Vida Nueva, que forma parte de la Red Nacional para la Prevención del VIH-SIDA (Prevensida), documentó tres casos de mujeres esterilizadas forzosamente y recogió varios testimonios. Solamente una mujer que era portadora del VIH decidió interponer una demanda, aduciendo que en 2010 personal médico del Hospital Nacional de Maternidad la obligó a esterilizarse, aunque no se conoce si hubo una resolución o avance en las investigaciones de este caso.

About David Ramírez

Periodista de VOCES

Otras noticias

En búsqueda de la promoción de la memoria histórica, la UES y Fundación Comunicándonos acuerdan apoyos mutuos

Entre movimientos sociales, luchas populares, levantamientos, asesinatos a defensores de derechos humanos, incluido periodistas, entre …

Deja una respuesta