jueves , febrero 22 2024
Foto por David Ramírez

Más del 50 % de agresiones contra personas defensoras de derechos humanos tuvo componentes por discriminación de género


En 2020, el 81 % de las agresiones registradas contra personas defensoras de derechos humanos tuvo componentes de discriminación de género, en 2021 contabilizaron un 79 % y en 2022, un 66 %, indicó Nataly Paz, de la Red Salvadoreña de Defensoras de Derechos Humanos. En este período, la organización registró 1,176 de agresiones en contra de 125 defensoras y 35 organizaciones defensoras de derechos humanos.


La Red Salvadoreña señaló en su informe trianual del 2020 a 2022 como principal perpetrador de las agresiones a las autoridades, a usuarios virtuales desconocidos, al personal de la Policía Nacional Civil y a miembros de partidos políticos.


Paz destacó que los derechos más vulnerados fueron a la libertad personal y seguridad, el derecho a la integridad personal, el derecho al prestigio y a la imagen pública, el derecho de asociación, expresión y a defender derechos; y en quinto lugar el derecho a la privacidad y derechos digitales.


“Siempre ha sido una sociedad machista, patriarcal, misógina. Eso es real. Pero sí creemos que, en este periodo, lo que los datos nos muestran es que el hecho de que los funcionarios públicos sean el primer actor que agrede y que ataca desde un discurso misógino a quienes defienden derechos humanos, que sobre todo el perfil que hemos identificado son mujeres, habilita justamente a que esta violencia se siga reproduciendo”, sostuvo Alejandra Burgos, coordinadora de la Red.


Burgos indicó que, en el contexto actual, la misoginia, los discursos de odio, el uso de los estereotipos de género para deslegitimar la labor de quienes defienden derechos humanos, y en especial, en el uso del espacio digital como un espacio para generar estas agresiones, “habilita otros hechos de violencia que no necesariamente ocurren únicamente en el espacio digital, sino que también pueden trascender al espacio de lo físico”.


Los casos y agresiones contempladas en el informe trianual se registraron a través de monitoreos y de denuncias documentadas por la misma organización. Sobre estas, el 32.8 % eran heterosexuales, el 12 % pertenecían a la comunidad LGTBIQ+, y el resto desconocido. Asimismo, el 78.4 % se identificaron como cisgénero, el 9.6 % como persona no binaria, queer y trans, y el resto no fue identificado.


“La violencia de género en ningún sentido es característica de un sistema democrático, ni de una sociedad que esté en vías de desarrollo”, agregó Burgos.


Las representantes de la Red Salvadoreña de Defensoras de derechos humanos llamaron al Estado salvadoreño a cumplir con su rol y obligación de garantizar los derechos humanos de la población y de las personas defensoras de estos, a aprobar una ley que reconozca la labor y proteja a los defensores de derechos humanos y que actué para que las instituciones como la Procuraduría para la Defensa de Derechos Humanos (PDHH) y otras sean efectivas, autónomas e independientes.


“Defender derechos humanos es también un derecho: es un derecho ciudadano”, dijo Burgos.

Con edición de Morena Villalobos

About David Ramírez

Periodista de VOCES

Otras noticias

“Él es mi hijo y tiene derecho a ser encontrado”: Los ecos de Rodrigo Montalván, un hijo desaparecido hace nueva años

Los ecos de un “mamá, te amo”, el vacío de un cuarto, el silencio de …

Deja una respuesta