domingo , junio 26 2022

Derechos humanos en El Salvador se deterioran, según estudio de la UCA

Argumentaron que esta debacle se relaciona con el quebrantamiento de la institucionalidad democrática.


El Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH) de la UCA resaltó en su informe “El estado de los derechos humanos en El Salvador en 2021” que la situación de estos derechos fundamentales se ha deteriorado, y ha bajado en correlación con el desmantelamiento del Estado de derecho por acciones del gobierno de Nayib Bukele.

“No es coincidencia que con el debilitamiento de la democracia empeore el respeto a los derechos humanos”, expresó el vicerrector de Proyección Social de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), Omar Serrano.

Las acciones que se resaltaron como las principales quebrantadoras de la institucionalidad fueron las destituciones del exfiscal general, Raúl Melara, y los exmagistrados de la Sala de lo Constitucional el 1 de mayo por parte de diputados de Nuevas Ideas.

El informe presentado consigna que distintos indicadores sobre derechos humanos han sido impactados de manera negativa.

Entre los indicadores que aumentaron fueron la letalidad policial, ya que se registraron 48 muertes de particulares por 1 agente del Estado fallecido en enfrentamientos; un aumento de 19 puntos porcentuales comparado con el 2020. En este punto se especificó que se desarticularon 4 grupos de exterminio que estaban conformados por policías activos, retirados y militares retirados.

También, los casos de desapariciones aumentaron un 19.2%, ya que se registraron 1830 víctimas en relación con las 1535 de 2020. Sobre ello, el 35% de estos casos permanecieron activos al final del año, lo cual aumentó un 5% con relación al año pasado.

Por otra parte, los feminicidios aumentaron en un 11%, pasando de 72 mujeres víctimas en 2020 a 80 en 2021. En este mismo sentido, las mujeres representaron 9 de cada 10 de las víctimas que sufrieron de violencia sexual. Dentro de ellas, el 65% fueron menores de 17 años.

Entre otros indicadores que sufrieron cambios negativos fue el aumento de la limitación ilegal de la libertad de circulación, la violencia intrafamiliar, el desplazamiento forzado, entre otras.

El único indicador que registró un cambio positivo fue la tasa de homicidios. De cada 100,00 personas, 17.7 de ellas son víctimas de homicidios. En 2020, la tasa de homicidios fue de 19.7, por lo que bajó 2 puntos porcentuales. Sin embargo, el coordinador del observatorio, Danilo Flores, acotó que la tasa todavía indica niveles epidémicos de violencia, debido a que debería ser menor a 10 por cada 100,000 personas.

About Diego Hernández

Jefe de prensa.

Otras noticias

Estados Unidos: el régimen de excepción en El Salvador es insostenible

Esta es la primera vez que un gobierno oficialmente expresa su posicionamiento ante las medidas …

Deja una respuesta