jueves , febrero 22 2024

GALERÍA: Las nuevas generaciones se preparan para seguir exigiendo justicia por la masacre de El Mozote y lugares aledaños

Fotos por David Ramírez

Foto: «Ante un proceso de años de impunidad, ¡queremos justicia ya!». Familias, víctimas, niños y jóvenes conmemoraron, un año más, el 9 de diciembre de 2023 a sus seres queridos arrebatados por militares salvadoreños en 1981, en la masacre de El Mozote y lugares aledaños.

Foto: Las nuevas generaciones acompañaron a sus padres y madres en la conmemoración de las víctimas masacradas por el Batallón BIRI Atlacatl en el caserío El Mozote y lugares aledaños.

Foto: Entre el 8 y el 13 de diciembre de 1981, en Morazán, un operativo militar denominado “Operación Yunque y Martillo” fue llevado a cabo en dicho departamento, culminando en una de las más grandes masacres reconocidas en toda América Latina y en donde casi un millar de personas, en su mayoría niñas y niños de alrededor de seis años en promedio, fueron asesinados.

Foto: Con los años, las nuevas generaciones cada vez más presencian y se apoderan de una enorme tarea: continuar con el legado de lucha de sus padres, madres, abuelas y abuelos en la exigencia de verdad y justicia.

Foto: Según organizaciones defensoras de derechos humanos, hasta la fecha 114 víctimas de esta masacre han fallecido sin conocer la verdad y justicia. La edad, el padecimiento de enfermedades, entre otras, han sido las causas.

Foto: El proceso judicial, iniciado desde 1990, se ha caracterizado por la opacidad, pasividad, irregularidades y por una serie de acciones dilatorias, según Cristosal, una de las organizaciones que litiga el caso.

Foto: Para Benito Chicas, cada diciembre que llega frente al monumento de El Mozote significa recordar a cuatro de sus hermanos y demás familiares quienes fueron asesinados durante el operativo militar.

Foto: “La memoria debe sobrevivir”, dice David Argueta Orellana, quien junto a su hijo de seis años de edad caminan de la mano rumbo al lugar donde se encuentra el monumento que recuerda a cientos de víctimas de la masacre de El Mozote; entre ellos su abuela, dos tíos y su hermano Maximiliano de apenas cuatro años.

Foto: José Santos Sánchez, agricultor, habitante del caserío La Joya, en Meanguera, Morazán. Sánchez, de 80 años de edad, viste un sombrero beige y su atuendo formal para honrar a sus más de 24 seres queridos a quienes le asesinaron durante la masacre de El Mozote. Únicamente dos de sus hijos lograron escapar.

Foto: “Estamos aquí. No estamos muertos. Estamos más vivos para decirle a la sociedad que las víctimas de El Mozote seguimos pidiendo justicia y que todas las personas que murieron en este camino están esperando esa justicia en este lugar donde hubo tanta sangre derramada de personas inocentes”, expresó Leonel Claros, presidente de la Asociación Promotora de Derechos Humanos (APDHEM).

About David Ramírez

Periodista de VOCES

Otras noticias

“Él es mi hijo y tiene derecho a ser encontrado”: Los ecos de Rodrigo Montalván, un hijo desaparecido hace nueva años

Los ecos de un “mamá, te amo”, el vacío de un cuarto, el silencio de …

Deja una respuesta