sábado , junio 25 2022

Tras casi una década en prisión Glenda celebra su libertad

Se reencontró con su familia e hija de 13 años, pero la organización que le apoya expresó que no se puede dejar de señalar la “injusticia” del sistema que le privó de libertad gran parte de su juventud y que, incluso, solicitó hasta 50 años de cárcel por un delito que no cometió.


El 30 de octubre de 2011, Glenda -de tan solo 19 años- sufrió un desmayo que en realidad fue una emergencia obstétrica. Pese a que ella desconocía su estado de gravidez el hospital que le atendió le acusó de abortar, por lo que fue enviada a la cárcel separándola de su primera hija, quien en ese tiempo era una bebé.

Hoy Glenda recuperó su libertad tras permanecer en prisión 9 años con 5 meses gracias a una conmutación de pena. La liberación ha sido celebrada junto a su familia, su hija de ahora 13 años y la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, que la ha acompañado en este proceso.

Esta organización trabaja por la libertad de mujeres criminalizadas injustamente por emergencias de salud durante el embarazo, una situación que afecta principalmente a la población femenina que vive en condiciones de pobreza severa y en el marco de la dura legislación nacional que prohíbe el aborto.

Con Glenda suman 63 mujeres libres luego de ser condenadas por emergencias de salud durante el ciclo de embarazo, según cifras de la agrupación.

“Lo último que recuerda (Glenda) es ir a la letrina de su casa en una zona rural del oriente del país y sentir un dolor fuerte. Después se desmayó y recuperó el conocimiento en el hospital al que fue trasladada en busca de asistencia médica. Ahí le comunicaron de su embarazo y la acusaron de abortar. Glenda ya no regresó a su casa con su hija. Fue enviada del hospital a la cárcel”, explicaron en un comunicado.

En 2013 fue condenada a 10 años de prisión por homicidio simple, pero la Fiscalía General de la República (FGR) apeló ante la Cámara de la Segunda Sección de Oriente y solicitó que se modificara la pena con 50 años de prisión por homicidio agravado. La Cámara, en respuesta, resolvió modificar la calificación del delito y la condena se alzó a 30 años por homicidio agravado.

“La modificación de la pena fue solo un perjuicio de género, no tenían ninguna prueba de que Glenda haya tenido acción directa en el hecho del que la acusaban”, dijo Abigail Cortéz, abogada de la organización.

Estos casos confirman “que la criminalización de las emergencias obstétricas es una injusticia contra mujeres que viven en situación de pobreza y exclusión”, sostuvo Morena Herrera, presidenta de la agrupación.

About David Ramírez

Otras noticias

Estados Unidos: el régimen de excepción en El Salvador es insostenible

Esta es la primera vez que un gobierno oficialmente expresa su posicionamiento ante las medidas …

Deja una respuesta