El presidente Donald Trump anunció en Twitter el lunes que ha despedido al secretario de Defensa Mark Esper y que Christopher Miller, quien se desempeña como director del Centro Nacional de Contraterrorismo, se convertirá en secretario interino «con efecto inmediato».

El presidente comunicó el despido de Esper dos días después de que su oponente demócrata Joe Biden fuera proyectado como el ganador de las elecciones presidenciales, una conclusión que Trump se ha negado a aceptar. Esper se desempeñó como secretario del Ejército durante dos años antes de convertirse en secretario de Defensa. Se hizo cargo del departamento después de la renuncia de James Mattis, y obtuvo la confirmación en el Senado de los Estados Unidos por una votación de 90 a 8 en julio de 2019.

La brecha más visible entre Esper y el presidente se produjo en junio, cuando los manifestantes por la justicia social fueron retirados de la Casa Blanca para que Trump pudiera aparecer frente a la Iglesia Episcopal de St. John para una controvertida oportunidad fotográfica con una Biblia. Allí, Trump se paró junto a líderes militares de alto rango, incluido Esper, quien luego calificó su participación como «un error» y también resistió la amenaza de Trump de usar el ejército de la nación para sofocar protestas en todo el país. Esper también ha prohibido las banderas confederadas en las bases militares de la nación y ha buscado cambiar el nombre de las bases que honran a los líderes confederados, a lo que el presidente se ha opuesto públicamente.

Según los informes, Esper preparó una carta de renuncia hace semanas porque esperaba ser derrocado si Trump ganaba la reelección, según NBC News y otras fuentes.

Deja una respuesta