sábado , junio 25 2022

Salidas preventivas y autocensura, signos de la afectación al ejercicio periodístico en 3 años de gobierno

Según el Centro de Monitoreo de Agresiones a Periodistas, en los 3 años del gobierno actual se registra una ola de denuncias por agresiones a periodistas por parte de autoridades, así como declaraciones estigmatizantes y acoso digital.

Por Perla Aguilera, periodista de VOCES


La Mesa de Protección a Periodistas registró en el primer año de gestión del actual gobierno un total de 77 casos de agresiones a profesionales de la información, para el segundo año la cifra aumentó a 125 y para el tercer año se reportan 220 casos, totalizando 422 denuncias.


Al hacer una evaluación del ejercicio periodístico en las actuales condiciones del país, el presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), César Castro, denunció que debido a diversas circunstancias, entre ellas las reformas al código penal que criminalizan la divulgación de información sobre grupos criminales, un total de nueve periodistas han salido del país de forma preventiva por miedo a sufrir riesgos a su seguridad y por posibles represalias por parte de entidades gubernamentales.


“Nos hemos convertido en un país que expulsa periodistas”, afirmó Castro al referirse a la cantidad excesiva de amenazas y difamaciones directas expresadas por funcionarios en redes sociales.


Los periodistas salvadoreños, en estos tres años del gobierno de Nayib Bukele, se han visto expuestos a vulnerabilización de derechos debido a presiones desde Casa Presidencial, sostuvieron en un comunicado las organizaciones que integran la mesa, entre las que figuran FESPAD, la Universidad Centroamericana y la Colectiva de Mujeres Periodistas.


Expusieron que los medios independientes tienen un futuro incierto y que la seguridad de los periodistas es afectada bajo un discurso de difamación y usando como medio de “chantaje la pauta publicitaria”.


Castro expresó que la democracia salvadoreña está “en cuidados intensivos” y criticó el espionaje sufrido por periodistas a través de la infección de sus aparatos móviles con el programa israelí Pegasus.


El presidente de la APES dijo que las reformas, calificadas como “mordaza”, son “sin sentido”, se “trata de combatir el crimen, pero, a su vez restringe la labor periodística” tratando de poner como enemigos de la población a los periodistas y perjudicando el ejercicio democrático, lo cual también afecta la labor de informar a la ciudadanía.


“El autoritarismo choca frontalmente con el papel de control del poder que ejerce el periodismo y de ser la garantía del derecho a la información que tiene la ciudadanía”, añadieron en el comunicado las organizaciones.

About VOCES Diario digital

Otras noticias

Estados Unidos: el régimen de excepción en El Salvador es insostenible

Esta es la primera vez que un gobierno oficialmente expresa su posicionamiento ante las medidas …

Deja una respuesta