sábado , enero 28 2023

La sangre de los periodistas holandeses se quedó en El Salvador señalando a los culpables: Paulino Espinoza

El artista salvadoreño, quien acompañó con su música el 21 de marzo de 1982, en Ámsterdan, la misa oficiada en honor a los periodistas, compartió en sus redes sociales la imagen de Saskia ter Laag, en el marco de la campaña Rosas contra la impunidad. Ella es una de las hermanas de Hans ter Laag, el más joven de los comunicadores holandeses asesinados por el batallón Atonal.


La gente del Reino de los Países Bajos “estaba incrédula, indignada ante el crimen tan inesperado, tan sin sentido”, lamentó el artistas salvadoreño Paulino Espinoza al recordar ese momento, hace cerca de 41 años. El 17 de marzo de 1982 una patrulla del batallón Atonal había emboscado y asesinado a los 4 periodistas holandeses mientras realizaban una cobertura noticiosa en Chalatenango.

En esa época El Salvador vivía en guerra, la cual provocó más de 75 mil muertes, entre ellos innumerables crímenes de lesa humanidad, así como miles de casos de violaciones a los derechos humanos contra la población civil.

Espinoza –antiguo integrante del legendario grupo de música de protesta Yolocamba I Ta- estuvo presente en ese episodio tan doloroso para el pueblo de Holanda. Con su música confortaron aquel aciago momento.

En el marco de la campaña Rosas contra la Impunidad, Espinoza compartió en sus redes sociales la imagen de Saskia ter Laag sosteniendo una rosa blanca, un símbolo de la permanente exigencia de verdad y justicia al Estado salvadoreño por este crimen de lesa humanidad.

Rosas contra la impunidad es un esfuerzo colectivo de los comités de víctimas y organizaciones de derechos humanos que integran la Mesa contra la Impunidad en El Salvador (MECIES) para pedir justicia por estos casos que, pese a que ya pasaron 31 años desde que se firmó la paz, siguen en la impunidad.

“Conocimos a Saskia ter Laag hace 40 años y vi su dolor, era apenas una muchacha. Yo vi, también, el dolor en los rostros de los familiares de los 4 periodistas holandeses, de la gente de la solidaridad, en los actos de protesta, en el pueblo en las iglesias, en las calles, en las escuelas”, escribió Espinoza.

“Los 4 periodistas holandeses perdieron así sus nombres, se fundieron entre ellos, con la tierra. Sus cuerpos regresaron a Holanda, pero su sangre quedó en El Salvador, como una afrenta, como una ofrenda, señalando a los culpables”, añadió.

Saskia ter Laag dedicó a la memoria de su hermano el libro No más silencio (Niet meer Stil, título original en neerlandés). En un extracto compartido hoy por ella a VOCES afirmó: “El 21 de marzo, la misa conmemorativa se celebró en la iglesia Mozes en Aarinkerk, de Ámsterdam. La iglesia estaba abarrotada y las personas que no encontraron sitio se quedaron fuera. Yolocamba I Ta interpretó allí varias canciones, entre ellas Canto a la patria revolucionaria”.

“La consternación por el asesinato de mi hermano empieza a calar poco a poco. Estallan disturbios en torno al consulado estadounidense. Visitamos la Plaza del Museo, donde se erigieron las cinco cruces. (4 por los cuatro periodistas asesinados, y 1 por los entonces 40.000 salvadoreños asesinados). Llevábamos días durmiendo muy poco. Y cuando por fin te duermes, te despiertas al cabo de pocas horas. Te sobresaltas y te das cuenta de que ha ocurrido algo terrible. Estás constantemente en guardia”, escribió Saskia en su libro.

Hans, de 25 años cuando fue asesinado, integraba junto a Koos Koster, Jan Kuiper y Joop Willemsen, el equipo completo que la cadena holandesa Ikon TV desplegó en El Salvador para contarle al mundo las atrocidades de la guerra.

Espinoza dirigió al equipo de músicos que produjeron para marzo de 2022 la canción Tulipanes de Esperanza, un homenaje a la memoria de los periodistas holandeses en el marco de los 40 años desde que se perpetró el el crimen.

Avance hacia la verdad y justicia

El proceso judicial en El Salvador, que llevan adelante Fundación Comunicándonos y la Asociación Salvadoreña por los Derechos Humanos (ASDEHU) en representación de las familias y con el acompañamiento de la Embajada del Reino de los Países Bajos en Centroamérica, tuvo un avance en octubre de 2022.

La jueza María Mercedes Argüello, titular del Juzgado de Primera Instancia de Dulce Nombre de María, Chalatenango, ordenó la captura y detención provisional por este crimen del general José Guillermo García, exministro de defensa, y el coronel Francisco Antonio Morán, exdirector de la Policía de Hacienda, una institución militar enfocada en la seguridad pública en la que los periodistas fueron interrogados días antes de ser asesinados.

También la jueza ordenó la captura y detención del coronel Mario Adalberto Reyes Mena, excomandante de la 4a Brigada de Infantería, de donde salió el batallón que perpetró el crimen de lesa humanidad. Este último, quien es el principal acusado, deberá ser extraditado de Estados Unidos para que responda ante la justicia salvadoreña.

About Carlos Portillo

Director editorial

Otras noticias

“Basta ya”: pueblos indígenas se unen para alzar su voz y romper 91 años de silencio

Por David Ramírez Azul con líneas blancas y rojas, blanco con líneas verdes y naranjas, …

Deja una respuesta